Print Friendly, PDF & Email

tumor de hueso, exostosis, tumor oseo, saliente osea, protuberacion oseaLa exostosis generalmente son Tumores Oseos Benignos los cuales aparece como una saliente o protuberancia osea. La exostosis puede ser aislada o presentarse en varios huesos, cuando sucede lo último se le llama enfermedad osteogénica o exostosis múltiples hereditarias. la enfermedad osteogénica puede asociarse con deforidad o acortamiento de algunos huesos largos siendo el cúbito el más frecuentemente afectado observando una curvatura anormal.

A pesar que los tumores de hueso generalmente son benignos, éstos tienen el riesgo de volverse malignas y evolucionar a un cáncer oseo.

 

Los tumores de hueso o exostosis se producen al existir una formación de nuevo hueso sobre su superficie y es debido a que existe una formación de calcio. Estas tumoraciones se observan mas frecuentemente en las rodillas, hombros, tobillos, caderas y codos, son raros observarse en el cráneo.

La Exostosis Craneal se observa como salientes óseas.

 

El hueso puede presentar Endostosis y Exostosis; la exostosis  como ya se ha mencionado son salientes mientras que las endostosis óseas son hundimientos.

Los tumores de hueso craneal representan del 1 al 2% de todos los tumores oseos, éstos pueden ser primarios o secundarios a un tumor de otro sitio que haya proliferado. Generalmente los síntomas que observamos son: dolor de cabeza, efecto de masa, parálisis de uno o mas nervios craneales.

Si son tumores primarios, observamos a los osteomas (20 a 30%), tumores embriológicos del cráneo (epidermoides, dermoides y teratomas) condroma, hemangiomas y linfangiomas, lipoma o quiste óseo aneurismático, osteoclastoma.

Cuando son tumores malignos, éstos pueden ser:   sarcomas osteogénicos, condrosarcoma, fibrosarcomas, cordoma.

Son neoplasias secundarias en cráneo metastáticos por cáncer de mama (60%), el linfoma no Hodgkin, el sarcoma de Ewing, las lesiones paraneoplásicas proliferativas reactivas como la histiocitosis de la células de Langerhans y la displasia fibrosa.

 

Los signos y síntomas observados en el tumor de hueso craneal va a depender de su localización, si se encuentra en la base del cráneo o en la calota craneal; la naturaleza del proceso patológico y velocidad de crecimiento.

En un 55% de los casos es palpable la tumoración.

Cuando hay un crecimiento lento y que muestre dolor y sensibilidad, podemos pensar que se trate de un osteoma o hemangioma. los osteomas son duros mientras que los hemangiomas  pueden apreciarse pulsaciones. Podemos observar cefalea, parálisis de uno o múltiples nervios craneales, compresión del seno sagital o deficiencia neurológica focal derivado de un infarto venoso de tipo hemorrágico.

Cuando el tumor de hueso muestra unc recimiento rápido, con o sin dolor, la causa puede ser maligna.

Cuando las tumoraciones se observan en la basde del cráneo u órbita, los síntomas observados serán proptosis u obstrucción nasal

 

El diagnóstico se confirma realizando una Radiografía de Cráneo, Tomografía Axial Computarizada o Resonancia Magnética Nuclear. También podemos utilizar una gamagrafía y/o angiografía cerebral,

 

En ésta imagen por Tomografía del cerebro podemos observar una tumoración osea que sobresale del contorno del hueso frontal derecho y que cuando exploramos al paciente podemos palpar la saliente osea.

Es muy importante vigilar el  tamaño del tumor de hueso ya que si hay crecimiento, hay mayor posibilidad de malignización.

Su tratamiento, cuando es necesario, es por biopsia, resección de la exostosis y seguimiento para radioterapia o quimioterapia.

Cuando el paciente no presenta molestias, la exostosis no requiere de tratamiento. No obstante, es necesaria la resección quirúrgica cuando existe dolor, interfieren en la función, si hay presión de algún nervio o caso sanguíneo o cuando se observan deformidades ya sean estéticas o funcionales.

Compartir
Compartir