Crecimiento y Desarrollo

CRECIMIENTO Y DESARROLLO
crecimiento y desarrolloEsta guía sobre el Crecimiento y Desarrollo tiene como objetivo mostrarle cual es el rango de normalidad en el crecimiento y desarrollo de un niño(a) sano(a), lo que le permitirá identificar en forma temprana las diferencias que pudieran existir con su hijo(a), pudiendo detectar en forma temprana variantes, permitiendole acudir con un facultativo en forma oportuna.

¿Qué es el crecimiento?
Este término se refiere a los cambios que con el tiempo se presentan el el tamaño corporal. Estos cambios son progresivos y acumulativos dando por resultado una integración del individuo.

¿Qué es el desarrollo?

Este término se refiere a los cambios que con el tiempo ocurren en la estructura física, de comportamiento, de actitudes y de pensamiento de una persona, interviniendo factores biológicos y ambientales. Estos cambios son progresivos y acumulativos dando por resultado una integración del individuo. Así el conocer e identificar parámetros generales que se esperan del desarrollo a diferentes edades es una buena herramienta para comprender y estimular a nuestros hijos.
Edad 0-4 meses.

El bebé empieza a reconocer a su madre a través del olfato, y la voz. se comunica a través del llanto y emite vocalizaciones. Es capaz de mantener firme su cabeza durante unos segundos y la levanta cuando está boca abajo. El patrón de sueño se va iniciando al segundo mes. El contacto físico y las caricias son agradables. sonríe a personas conocidas.

 

Edad 4-8 meses.

Es capaz de mantenerse sentado con apoyo, descubren sus pies y manos, pueden alcanzar objetos al acercarse a ellos. sonríen y se ríen estableciendo más contacto con los padres y personas familiares a ellos. Al dormir se arrullan de manera muy selectiva. reconoce objetos a través de la boca. Balbucea y tiende a imitar sonidos, siendo esto una forma de juego.

 

Edad 8-12 meses.

Es capaz de sentarse solo una vez que se les coloca en una posición, pueden sostenerse de pie e inician a gatear, dando también pequeños pasos con ayuda. en algunos niños, empiezan a caminar antes del año de edad. Juguetean objetos con las manos, pudiendo sostenerlos. Ante extraños puede presentar cierta inquietud, mostrándose temeroso. utiliza gestos y señas para expresarse, así como también empieza a utilizar sílabas.

 

Edad 12-18 meses.

Es capaz de caminar, subir y bajar escaleras; con o sin ayuda. se desplaza de forma independiente, explorando su medio. Ha adquirido la maniobra de pinza, donde es capaz de tomar cabello, insectos, pasto; pueden encender aparatos, abren y cierran puertas, etc. Hace columnas o apila objetos. coopera al vestirlo y usa algunos utensilios para comer. Inicia el lenguaje con palabras sencillas.

 

Edad 18-24 meses.

Corre sin caerse, aunque su marcha aún no es firme y su cuerpo se inclina a los lados, patea la pelota y brinca en su lugar. extiende ambas manos para alcanzar objetos. Hace garabatos con un lápiz, le gusta hojear libros. come solo y puede quitarse la ropa. Usa frases para pedir cosas, sabe el nombre y reconoce partes de su cuerpo. Identifica señales de sus esfínteres.

 

Edad 2-3 años.

Mantiene más coordinación al caminar o correr, alcanza objetos con una mano, puede ensartar cuentas y puede cachar pelotas. Logra el control de esfínteres, explora sus genitales. entiende y realiza instrucciones sencillas, distingue entre uno y muchos. empiezan a manifestar preferencia entre derecha o izquierda para realizar tareas. repite frases y usa oraciones de 4 o 6 palabras. Tiende a ser individualista en sus juegos.

 

Edad 3-4 años.

Tiene mayor resistencia, fuerza y coordinación de movimientos y en su marcha. Puede dibujar formas sencillas y reconoce colores. Imita actividades de acuerdo a su rol psicosexual. Puede integrarse en juegos de grupo de forma cooperativa. Utiliza más palabras y construye oraciones más complejas, puede aprender canciones y rimas.

 

Edad 4-5 años.

Camina sobre una barra manteniendo el equilibrio, salta suavemente, mantiene el equilibrio en un pie. Es capaz de vestirse, utilizando los botones y cierres, atarse las agujetas. Realiza trazos finos, colorea y recorta. cuenta sus propias historias.

 

Edad 5-6 años.

Reconoce letras, realiza razonamientos numéricos, ubica presente, pasado y futuro. Participa en concursos, juega forma más participativa en grupo. Se baña solo. el repertorio de su lenguaje es aún más extenso. Asume y acta normas de disciplina con más responsabilidad.

 

Edad 6-7 años.

Coordina movimientos rítmicos, si practica un deporte sigue las reglas del mismo. Se interesa por fenómenos de la naturaleza, adquiere el proceso de lecto-escritura, puede leer la hora. hay un dominio de su arreglo y aliño personal, aunque tiende a no importarle mucho su aspecto personal.

 

Edad 7-8 años.

La velocidad de sus movimientos aumenta, lee por su propia iniciativa, puede ser autosuficiente en casa (como hacer su cama, levantar su plato, tomar cosas de libreros, o de alacenas no altos ni peligrosos). Puede realizar compras pequeñas y simples. Expresa verbalmente lo que piensa y siente.

 

Edad 8-9 años.

Posee la capacidad para realizar trabajos manuales por su propia iniciativa. Memoriza la información que lee, resuelve problemas aritméticos sencillos, su pensamiento es organizado. Se responsabiliza de sus tareas y actividades escolares. Imita modas y conductas de sus amigos. participa de forma más activa en problemas de la familia.

 

Edad 9-10 años.

Realiza actividades motrices de mayor complejidad, organiza sus objetos personales, colecciona cosas de su interés, puede administrar su dinero, es muy sensible a la crítica social al exponer sus ideas. Se va interesando por los cambios de la pubertad y del sexo opuesto, pero tiende a negarlo.

 

Edad 10-11 años.

Se adapta con personas de todas las edades, es flexible, posee sentido de la ética y justicia, se interesa en aspectos religiosos. Le agrada hablar de sí mismo, establece códigos secretos para comunicarse con sus amigos. Es capaz de elegir sobre sus compromisos sociales y se esfuerza por cumplirlos. Observa con interés su cuerpo y sus cambios del crecimiento.

 

Edad 11-12 años.

Las niñas en general han alcanzado su estatura antes de la menstruación, los varones en cambio sólo han alcanzado el 80% de su estatura y menos de la mitad de su peso de adultos. Aumenta su interés sobre nuevas ideas, y aumenta su sentido crítico. imita el tipo de lenguaje y entonación de su grupo de amigos.

 

 

 

 

Esta guía tiene como objetivo tener presente los límites normales del crecimiento y desarrollo del niño sano, y que permiten identificar en forma temprana los problemas, y con ello poder actuar rápidamente.
El primer examen se efectúa en el momento del nacimiento, y permite identificar anormalidades y defectos congénitos, permeabilidad de orificios, integridad del paladar y una gran variedad de defectos leves e importantes.
La evaluación del recién nacido se basa en el score de Apgar y posteriormente en el examen neurológico.

A las 2-4 semanas el niño debe ser capaz de:
Levantar momentáneamente la cabeza cuando está en decúbito prono (acostado boca abajo).

Fijar la mirada en una cosa u objeto y seguir su movimiento.

 

A los 2 meses de vida el niño debe ser capaz de:
Mantener su cabeza erecta sólo momentáneamente cuando es puesto de pie. Se mantiene fija a los 3 meses.

Tomar un sonajero cuando es puesto en su mano.

Sostener un sonajero transitoriamente.

Mostrar una sonrisa social.

Vocalizar recíprocamente.

Comenzar a distinguir a los padres de otras personas, y responder más a ellos.

Reaccionar a ruidos fuertes.

 

A los 4 meses el niño debe ser capaz de:
Mantener su cabeza firme al ponerlo en decúbito prono se sostiene sobre sus manos.

Mantener su cabeza firme cuando es puesto en posición vertical.

Darse vuelta de posición prona a supina.

Mantener sus manos en la línea media.

Jugar con sus manos.

Mirar un móvil y agitar sus brazos.

Sostener en sus manos un sonajero.

Seguir los objetos y a sus padres con la mirada en un radio de 180 °.

Sonreír, carcajear y gorjear (hacer trinos con la voz).

Iniciar contacto social con la sonrisa o vocalizaciones. Enojarse o llorar cuando los padres se alejan.

Reconocer cuando le están preparando sus alimentos y ser capaz de esperar un corto tiempo.

 

A los 6 meses el niño debe ser capaz de:
Voltear su cuerpo.

Mantener firme su cabeza cuando se lo moviliza o sienta. Comienza a aparecer el “reflejo del paracaidista “.

Sentarse con apoyo.

Sostenerse sobre sus pies momentáneamente, si es ayudado.

Puede alcanzar o sostener objetos. Al final de los 6 meses es capaz de transferir objetos de una mano a otra.

Capaz de sostener la mamadera cuando se alimenta.

Aproximar objetos hacia él con movimientos de rastrillo.

Jugar con sus pies.

Reaccionar a ruidos que se originan fuera de su habitación, y cambia de actividad.

Mostrar los primeros signos de ansiedad frente a personas extrañas, que manifiesta en gestos de su cara y cuerpo. Es capaz de distinguir las palabras cariñosas de los regaños.

Sonreír, cantar y tomar iniciativa en la interacción con los demás; imitar sonidos tales como la tos, carraspeo, etc.; puede jugar y hacer ruidos mientras está solo o acompañado.

Enojarse cuando le quitan un juguete.

 

A los 9 meses de vida debe ser capaz de:
Sentarse correctamente.

Gatear, arrastrarse sobre sus manos o sobre su trasero.

Tender a pararse.

Hurguetear con el dedo índice.

Lanzar dos juguetes juntos.

Poder alimentarse parcialmente con la mano.

Tener una o dos vocalizaciones con significado, imitar y mostrar balbuceo con monosílabos (y posiblemente con polisílabos).

Responder a su propio nombre y a preguntas tales como:”¿Dónde está mamá?”o respecto de algún objeto familiar. Entender algunas palabras no-no, chao-chao.

Poder decir da-do o mamá de una manera no específica.

Disfrutar de los juegos con los adultos.

Reaccionar frente a los extraños con seriedad, ansiedad, incluso temor.

Demostrar sus emociones a través de las expresiones faciales.

Imitar gestos simples.

En la mayoría de los casos tiene el concepto de permanencia de los objetos; recupera un objeto escondido debajo de un paño.

 

A los 12 meses debe ser capaz de:
Tender a pararse.

Poder dar algunos pasos solo.

Mostrar el uso de la función de pinza en forma precisa.

Lanzar dos cubos juntos.

Poner un objeto dentro de otro.

Poder decir o hacer una o tres palabras o sonidos con significado, y además usar la palabra mamá o papá adecuadamente; imitar vocalizaciones.

Poseer el concepto de permanencia de los objetos; buscar un objeto escondido o que se ha caído.

Ayudar a vestirse y a alimentarse. Poder usar una tasa.

 

A los 15 meses el niño debe ser capaz de:
Caminar solo, caminar hacia atrás, agacharse, explorar.

Subir escaleras.

Construir una torre de 12 cubos e introducir una objeto pequeño dentro de una botella.

Beber de una taza, usar sus manos para alimentarse.

Tener un vocabulario de3 a6 palabras, usar un lenguaje de jerga y gestos (si a los 18 meses no es capaz de pronunciar una palabra reconocible, debe ser llevado para que se realice una evaluación fonoaudiológica).

Reconocer y señalar una o dos partes de su cuerpo cuando se le pide.

Mostrar sus zapatos, cuando se le pide que lo haga.

Entender órdenes simples, por ejemplo: no, dame, ven acá, cuando se le pide.

Disfrutar con las figuras de los libros de cuentos, y entretenerse cuando se le narra una historia.

Reconocerse en un espejo.

Encontrar un objeto que está fuera de su habitación cuando se le solicita.

Disfrutar mucho al tirar y recibir una pelota.

Sacarse una prenda de vestir y ponerse un sombrero.

Dar y recibir un juguete.

Dar abrazos y caricias.

 

A los 18 meses el niño debe ser capaz de:
Caminar con seguridad.

Correr, subir escaleras sostenido de una mano, caminar hacia atrás, sentarse en una silla pequeña; subirse a una silla para adultos, patear una pelota.

Juntar 3 o 4 cubos; poner un anillo sobre un cono, desarmarlo y armarlo de nuevo.

Puede hojear un libro o una revista.

Tener un vocabulario de4 a10 palabras, construir frases de 2 palabras; entender y seguir indicaciones simples, expresar dos o más deseos; su capacidad para imitar el vocabulario es mucho mayor que su vocabulario espontáneo.

Tirar un juguete.

Lanzar una pelota.

Alimentarse por sí solo, usar una cuchara adecuada, sostenerse y beber de un jarro.

Mirar las figuras de un libro e identificarlas.

Imitar un bosquejo sobre papel.

Sacar una pastilla de una botella sin previa demostración.

Encariñarse con un muñeco o un osito de peluche.

Fruncir los labios y besar en la mejilla.

 

A los 2 años de edad el niño debe ser capaz de:
Subir y bajar solo las escaleras.

Saltar con ambos pies juntos, sostenerse sobre un solo pie momentáneamente, correr con soltura.

Abrir puertas.

Subirse a los muebles.

Alinear3 a5 cubos, después de una demostración.

Usar con soltura una cuchara y una taza.

Poseer un vocabulario de 50 o más palabras y puede construir frases con pronombres como yo, tú, mi.

Referirse a sí mismo por su nombre (si el lenguaje no es comprensible por los padres o está retrasado debe realizarse una evaluación fonoaudiológica).

Patear una pelota.

Hacer frecuentemente preguntas. Es la edad del ¿por qué?

Hacer trazos horizontales o circulares con un lápiz.

Iniciar el control de la micción y defecación.

Disfruta con la imitación de actividades domésticas o trabajos del adulto.

Cooperar en vestirse, lavarse y secarse las manos.

Usar adecuadamente sus juguetes.

 

A los 3 años de edad el niño debe ser capaz de:
Saltar en el mismo lugar, patear una pelota, balancearse y mantenerse firmemente en un pie.

Conducir un triciclo.

Subir escaleras con pasos alternados.

Abrir puertas.

Construir una torre de 9 cubos.

Imitar un puente con tres cubos.

Su lenguaje es 50% entendible (el niño con dificultades para construir frases o cuyo lenguaje es ininteligible debe ser referido para una evaluación fonoaudiológica).

Decir su nombre completo, saber su edad y su sexo. Contar hasta 3.

Comprender lo que es tener frío, estar cansado, estar hambriento; entender las preposiciones sobre de y bajo de; distinguir entre más grande y más chico. Usar tijeras, llave y lápiz.

Copiar un círculo, imitar una cruz y comenzar a reconocer los colores.

Describir la acción que se muestra en un recuadro de un libro de cuentos.

Ponerse algunas prendas de vestir.

Alimentarse por sí mismo.

Lavarse y secarse sus manos por sí mismo.

 

A los 6 años de edad debe ser capaz de:
Hacer botar una pelota 4-6 veces, lanzarla y recibirla.

Patinar.

Conducir una bicicleta.

Amarrarse los zapatos.

Contar más de 10, escribir su nombre, escribir más de 10 números, y escribir unas pocas letras.

Diferenciar la derecha de la izquierda.

Dibujar una persona con todas sus partes.

 

 

A los 9 años de edad

el niño tiene buena salud, tiene confianza en lo que hace y en sí mismo, disfruta de la relación con sus amigos. Tiene actividades de recreación, reconoce la necesidad de roles y obligaciones dentro de la familia; le va bien en la escuela; es razonablemente dedicado y responsable con sus tareas, sin caer en exceso; asume la responsabilidad de su propia salud; se siente cómodo al hacer preguntas a los padres; tiene hábitos alimentarios; es cooperador y considerado.


, , , , ,

No comments yet.

Deja un comentario

UA-23290669-1 4/8OoQ8zHqriEWu9kAKSKj5xMfv3Hk5URB5-DGNGNbgbo 4/aQK0HCZOtADJAp4k3uUP08kLE8vzhpCxTksLHui82PE